El mapa de mi futuro

Lo bueno de comenzar el año es que tenemos 365 días en blanco lleno de oportunidades. 365 días para diseñar el mapa de nuestro presente y nuestro futuro. Y todos empezamos desde la línea de salida.

 

Si bien es cierto que, hay personas que cuentan con más talentos o mayor preparación, no es excusa para que nosotros no comencemos a andar. En algún momento, ellos también iniciaron el camino. La clave es centrarnos en nosotros, no en los demás y si nos fijamos en ellos, que solo sea para tomar buen ejemplo y motivarnos.

 

Para diseñar “El mapa de mi futuro”, debemos detenernos a pensar sobre las preguntas esenciales de la vida ¿quién soy? ¿hacia donde voy? ¿Soy feliz con mi vida actual? Grandes cuestiones que se deben contestar con sinceridad, sin dejar entrar el autoengaño ni las justificaciones.

 

Para no quedarnos  bloqueados con estas preguntas, podemos plantearnos otras más sencillas que nos ayudaran a encaminar nuestros pasos, y a realizar el análisis: ¿Quién soy (a nivel personal) y quién quiero ser?, quizá haya pasado mucho tiempo desde la última vez que te hiciste esa pregunta y hayas cambiado desde entonces. ¿Quién soy como profesional y hacia donde quiero dirigirme. Qué ofrezco. Cual es mi propuesta de valor actual y futura?. ¿Existen diferencias entre lo que soy y lo que querría ser, y entre los dos ámbitos (personal y profesional)?¿Cómo afecta el impacto de la tecnología y la globalización en mi actividad profesional? 

 

Si se dispone de tiempo o se quiere realizar de manera más completa recomiendo utilizar el análisis DAFO personal (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), que también incluye los factores externos/análisis del entorno o el CANVAS de la empleabilidad (en otro post detallaré en qué consisten y cómo hacerlos). Pero consciente que muchas personas cuando ven esta metodología, desisten del intento, prefiero mostrar esta versión resumida y más sencilla.

 

Así que, si quieres reflexionar sobre tu mapa personal y profesional, busca un momento de soledad para dedicar tiempo a este autoanálisis. Responde a las preguntas centrándote en anotar los valores, actitudes, cualidades o fortalezas y debilidades. Cuánto más profundas y detalladas sean las respuestas, mejor será.

 

Después de responder a esas preguntas, debemos transformar esos buenos propósitos en acciones. Por lo tanto, al lado de cada respuesta donde haya algo que debamos cambiar o mejorar, anotaremos:

 

  • Cuál es nuestra motivación para realizarlo, el por qué lo queremos hacer. Es necesario ser conscientes de lo que nos impulsa a cambiar porque será nuestro motor a lo largo del tiempo en la gestión del cambio.

 

  • También indicaremos la acción o acciones que vamos a llevar a cabo y luego buscaremos como se puede concretar esa acción en un resultado, con un indicador que lo hemos conseguido.

 

Por ejemplo, si identifico que debería tener más habilidades sociales porque soy una persona poco comunicativa, la motivación puede ser porque sufro con mi “torpeza social” y no llego a conectar como me gustaría con mis compañeros de trabajo, clientes, o mi entorno, perdiendo oportunidades. La acción sería aprender o adquirir esa competencia. El ¿Cómo? bien adquiriendo un nuevo hábito: “entablar conversaciones cortas”, bien realizar un curso o taller/curso de habilidades sociales o de inteligencia emocional. Durante y después de las acciones, debo comprobar si efectivamente hay una mejora en ese objetivo o competencia, y si hemos realizado la acción propuesta de manera satisfactoria.

 

En el caso de que tengamos que mejorar o modificar comportamientos, deberemos crear un nuevo hábito, que según el diccionario es la costumbre o práctica adquirida por frecuencia de repetición de un acto, destreza que se adquiere por el ejercicio repetido. Respecto a cuanto se tarda en adquirir un nuevo hábito, el estudio “Cómo se forman los hábitos: Modelando la formación de hábitos en el mundo real” de la Universidad de Londres concluye que, entre 18 y 254 días y que la mayoría de personas lo consiguen a los 66 días.

 

albert einstein

 

Si no lo has hecho ya, te animo a que diseñes el Mapa de tu Futuro,

Recuerda que con  Pasión, Esfuerzo, Creatividad y Constancia

se consiguen los SUEÑOS y “TU MEJOR YO”.

Y como Beppo, el barrendero del Libro Momo de Michael Ende,

“Concéntrate en hacer bien lo que estés haciendo con la seguridad que paso a paso llegaras al objetivo”.

 

 

A continuación te incluyo otro artículo que escribí sobre este tema hace ya algún tiempo, La Cultura del Esfuerzo y la Actitud Positiva como Filosofía de Vida .

 

You may also like

One comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: