Cuando el feminismo despierte, el Mundo mejorará

Cuando el Feminismo despierte, el Mundo mejorará

Hoy quiero hacer un artículo reivindicativo y feminista, porque la discriminación de la mujer en el entorno laboral y la brecha de género sigue siendo una asignatura pendiente. Creo que conviene aclarar que el feminismo reclama la igualdad, no la supremacía de la mujer sobre el hombre. Lo señalo porque me sigue sorprendiendo que haya personas, que digan lo contrario para desacreditarlo.

 

Considero que existe una falsa percepción en la sociedad sobre la igualdad de género. Si se hiciera una encuesta en la calle, la mayoría de las personas responderíamos que creemos en la igualdad y la no discriminación por razón de género, y que además somos coherentes en nuestras vidas. Sin embargo, si preguntásemos sobre las costumbres cotidianas, los comportamientos, o sobre lo que se vive en los trabajos se podría comprobar con total certeza que debajo de ese marco “teórico” de igualdad, subyacen micromachismos y en algunos casos una gran desigualdad.

 

En el informe elaborado por Belén Barreiro Barómetro del Feminismo “El feminismo en España, ¿burbuja o realidad” se señala que el 82% de la población española cree que en este país existe desigualdad entre mujeres y hombres con respecto a sus derechos sociales, políticos y/o económicos.

 

No podemos negar que la historia, la sociedad y el poder ha sido ostentado por hombres, y que la historia como decía Cristina Aranda en una charla TEDx, la ha escrito “un hombre blanco, judeo cristiano, heterosexual y sin discapacidad, y que para él los demás somos “diversidad””.

 

Los hombres al nacer, ya tienen unos privilegios adquiridos que les viene de fábrica. Y aunque se ha avanzado bastante, también es cierto que seguimos perpetuando los roles que la sociedad tradicional nos impone.

 

Read More

El mapa de mi futuro

Lo bueno de comenzar el año es que tenemos 365 días en blanco lleno de oportunidades. 365 días para diseñar el mapa de nuestro presente y nuestro futuro. Y todos empezamos desde la línea de salida.

 

Si bien es cierto que, hay personas que cuentan con más talentos o mayor preparación, no es excusa para que nosotros no comencemos a andar. En algún momento, ellos también iniciaron el camino. La clave es centrarnos en nosotros, no en los demás y si nos fijamos en ellos, que solo sea para tomar buen ejemplo y motivarnos.

 

Para diseñar “El mapa de mi futuro”, debemos detenernos a pensar sobre las preguntas esenciales de la vida ¿quién soy? ¿hacia donde voy? ¿Soy feliz con mi vida actual? Grandes cuestiones que se deben contestar con sinceridad, sin dejar entrar el autoengaño ni las justificaciones.

 

Para no quedarnos  bloqueados con estas preguntas, podemos plantearnos otras más sencillas que nos ayudaran a encaminar nuestros pasos, y a realizar el análisis: ¿Quién soy (a nivel personal) y quién quiero ser?, quizá haya pasado mucho tiempo desde la última vez que te hiciste esa pregunta y hayas cambiado desde entonces. ¿Quién soy como profesional y hacia donde quiero dirigirme. Qué ofrezco. Cual es mi propuesta de valor actual y futura?. ¿Existen diferencias entre lo que soy y lo que querría ser, y entre los dos ámbitos (personal y profesional)?¿Cómo afecta el impacto de la tecnología y la globalización en mi actividad profesional? 

 

Si se dispone de tiempo o se quiere realizar de manera más completa recomiendo utilizar el análisis DAFO personal (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), que también incluye los factores externos/análisis del entorno o el CANVAS de la empleabilidad (en otro post detallaré en qué consisten y cómo hacerlos). Pero consciente que muchas personas cuando ven esta metodología, desisten del intento, prefiero mostrar esta versión resumida y más sencilla.

 

Así que, si quieres reflexionar sobre tu mapa personal y profesional, busca un momento de soledad para dedicar tiempo a este autoanálisis. Responde a las preguntas centrándote en anotar los valores, actitudes, cualidades o fortalezas y debilidades. Cuánto más profundas y detalladas sean las respuestas, mejor será.

Read More

Cuatro Competencias Clave para gestionar el Cambio y ser Feliz

Actualizado 18/11/2017

 

Adaptación, Aprendizaje, Esfuerzo y Pasión considero que son cuatro de las cualidades más importantes para ser Feliz en lo Laboral y en lo Personal.

 

En la Vida siempre hay alguna situación o circunstancia difícil que debemos afrontar. Nada conseguimos con seguir la regla del avestruz, esconder la cabeza y no hacer nada (a la larga suelen empeorar o estamos aceptando ser sujetos pasivos y que la vida “nos viva”).

 

Si quieres ser FELIZ aprende a encarar los acontecimientos como vienen

y si no te gustan, procura cambiarlos.

En caso de no poder actuar en ellos, acéptalos.

Nunca olvides, caminar hacia delante, y detenerte sólo para coger impulso.

 

Existen diversas circunstancias que pueden generar tristeza, amargura, ira, etc. en las que si no actuamos sobre ellas de una manera global, se pueden cronificar. Ejemplo de ellas, cuando por circunstancias ajenas a nosotros se produce un desempleo prolongado, dificultades económicas, cuando la persona simplemente tiende a ser negativa, a angustiarse ante pequeños problemas o ser fatalista…

 

Esas actitudes con la que algunas personas afrontan esas situaciones, no conlleva felicidad para uno mismo ni para los que le rodean. Por lo tanto debemos pensar que si peor no queremos estar ¿Por qué no realizamos un autoanálisis y cambiamos aquello que implique una mejora en nosotros mismos y con los demás?

 

Tenemos derecho a ser felices pero ha de empezar por uno mismo, en el interior. Y la buena noticia es que se puede aprender. Hay a nuestra disposición herramientas, recursos o incluso ayuda de profesionales. Pero es imprescindible tener la VOLUNTAD de querer CAMBIAR.

 

Hay quién hace del inmovilismo una bandera. Pero quizá aún no se han dado cuenta que el “yo soy así”, “a mis años no puedo cambiar” es un razonamiento equivocado. Cualquier persona, si lo desea y pone empeño puede modificar ciertos comportamientos o actitudes. El primer paso es darse cuenta y realizar autocrítica, luego poner el remedio para modificarlo.

 

La vida va poniendo pequeñas o grandes zancadillas a todas las personas sin excepción, y nosotros tenemos el poder de decidir si queremos afrontarlos o derrumbarnos y con qué Actitud encararlos.

 

 

Ante los problemas tenemos que aprender a ser prácticos. ¿De qué sirve obsesionarte en caso que no lo puedas resolver? No ganas nada con preocuparte, salvo dolor de cabeza y retroalimentar tu angustia.

 

Por ejemplo: Si perdiste tu trabajo de una manera que consideras injusta después de estar en una misma empresa “taintantos años”. ¿Consigues algo con esa ansiedad, odiar al mundo o a tu empresa? Lo único que obtienes son pensamientos negativos que se nutren a sí mismos y no salir de ese círculo. Te obsesionas.

 

Cuando no depende de ti cambiar esa situación ¿Consigues algo teniendo esos pensamientos negativos? ¿No? Pues entonces no te aferres a ellos.  Suéltalos como si fuese una brasa que quema. No te ayudan a avanzar y a emprender tu nuevo camino. Mi consejo, acepta la situación y Ocupa tu cabeza en otras cosas que sí necesiten tu atención y debas realizar (en este caso, puede ser reciclarte y hacer un curso de formación, trabajar tu marca personal, etc).

 

El obsesionarnos con algo que no podemos solucionar hace que no avancemos, que nos quedemos sin capacidad de reacción en cualquier otra esfera de nuestra vida. Aquí es cuando tiene que dar un paso la parte racional que hay en ti y dejar de lado la parte emocional.

 

¿Puedes cambiar la situación a tu favor?, “ocúpate” en ello. Haz el 100% del esfuerzo para conseguir solucionar el problema, busca alternativas. Y si no sabes cómo, pide ayuda a quien consideres. En lo laboral, puedes contar con los orientadores laborales de los servicios públicos de empleo, de las entidades colaboradoras o privadas, asesores jurídicos, coaches, etc

 

Una vez que has decidido ponerle remedio, debes moldearte para obtener TU MEJOR YO. ¿Cómo se hace? Si has hecho un autoanálisis, conoces la solución o al menos por donde tienes que encaminarte, entonces ¡ponte manos a la obra con determinación y pasión!. Ambas necesarias para no alejarte del camino trazado.

 

Piensa que en la mayoría de los casos, se requiere tiempo y mucho esfuerzo para llegar a ser la mejor versión de ti mismo y disponer del máximo de herramientas necesarias para superar cualquier situación o problema.

 

En las sesiones de orientación me gusta recurrir entre otros, según la necesidad de la persona o del grupo, a unos videos del Dr. Mario Alonso Puig cuando estuvo en el Programa del Hormiguero de Pablo Motos. Son amenos, didácticos y clave para interiorizar una serie de conceptos con pequeños ejercicios. Son Videos resúmenes de su libro “Los 7 secretos para ser Feliz y Tener Éxito en la vida”, entrenamiento para la fortaleza mental.

 

Son los siguientes:

1 Secreto. Gestiona tu cara y gestionaras tus emociones

2 Secreto.  Usa tu diálogo interior para apoyarte, no para anularte

3 Secreto. Recarga las pilas o puedes terminar en el cubo de la basura

4 Secreto. Inflúyete a tí mismo

5 Secreto. Si lo puedes Imaginar, lo puedes Crear

6 Secreto. Por la noche elijes lo que te construye y lo que te destruye

7 Secreto. No hay Felicidad sin el Otro

 

No cejes en tu empeño porque sólo aquellos que se atreven a soñar y lo ponen en práctica, son los que llegan a la excelencia y viven felices.

 

 

 

 Publicado originalmente en Blogempleo.com y actualizado en www.orientamartamouliaa.es

 

 

La Cultura del Esfuerzo y la Actitud Positiva como Filosofía de Vida

He elegido este tema porque en el post  ¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo? , la mayoría de los  comentarios de los grupos de Linkedin donde lo compartí se centraron principalmente en el apartado que dedico al esfuerzo y el cambio de actitud. Así que “oído cocina”.

 

Lo que observo  a mi alrededor es que muchas personas  se crean sus propias jaulas llamadas “comodidad” y “rutina”, viven en ellas y ven pasar la vida delante de ellas, sin implicarse en algo que les suponga un verdadero esfuerzo. La imagen que he elegido me llegó a través de WhatsApp y desconozco el autor, pero estoy totalmente de acuerdo con ella.

Creo que la vida “es como es” pero nosotros tenemos el poder de decidir cómo  queremos vivir en ella, quién  o qué tipo de personas queremos tener a nuestro lado, y si deseamos que la vida nos viva, o tomar nosotros las decisiones para ser lo más felices que podamos en cada momento tanto en lo personal como en lo laboral.

 

Pero esos momentos felices no se consiguen normalmente de la noche a la mañana o por un golpe de suerte, azar, destino o providencia. La mayoría de las veces se logra después de mucho esfuerzo, disciplina, trabajo constante, teniendo claridad de ideas y aprendiendo a ver el lado positivo de la vida (sin dejar de ser realistas y tener los pies en el suelo).

 

Los cambios en las personas deben ser internos no impuestos. No consigo nada con decir y repetir a alguien que tiene que cambiar, que con esa actitud no consigue su objetivo. Los cambios profundos en la persona  suelen ser fruto de una reflexión, nacen de la certeza que debemos cambiar porque tal como somos, con nuestras actuaciones o como  pensamos, incluso con las actitudes y comportamientos que tenemos, no somos del todo felices o no conseguimos el objetivo marcado.

 

¡¡¡Así que manos a la obra!!!. Una vez que en tu cabeza y corazón han anidado  esa certeza de que no eres del todo feliz o que no estás consiguiendo lo que quieres, debes CAMBIAR algo. Es el momento de detenerte, reflexionar, analizar qué es lo que no te gusta  o que es lo que debes mejorar, que hay que modificar y cuál es su causa.

 

En lo laboral, hay muchas personas que buscan trabajo pero no hacen todo lo que está en su mano, solo miran algunos portales, se inscriben en alguna ETT o Agencia de colocación, no cuidan su curriculum ni la red de contactos, ni siquiera se preparan la entrevista. También he observado que algunos de ellos,  no analizan cuál es la causa y cuáles son todos los factores por los que no encuentran trabajo.

 

Otros viven el día a día, no prevén lo que puede acontecer y aceptan (distinto que asumir*) lo que la vida les depara, protestando o criticando a los demás, sin hacer nada de manera efectiva por solucionar aquello que no funciona en sus vidas. No llegan a ser  felices, hay algo “gris” en ellos. Han caído en una rutina nociva, se han acomodado y tienen miedo a cualquier cambio  o quizá el esfuerzo que supone modificar algo en su vida porque ello se les hace muy grande y se agobian antes de comenzar.

 

De pequeña leí el Libro de Momo de Michael Ende y había un personaje que me impactó: era Beppo, el barrendero. Le gustaba su trabajo y lo hacía despacio, con dedicación: paso-inspiración-barrida. Aprecié al personaje porque él creía en su trabajo como bien público, le gustaba y lo acometía con cierta estrategia para llegar a su meta, un paso detrás de otro, siendo consciente que la suma de sus pasos y sus barridas le llevarían a su meta sin cansarse ni desanimarse a la mitad.

Read More

¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo?

Una de las diversas funciones que realizo en mi trabajo y tengo que decir que también, una de las más gratificantes, consiste en impartir un módulo de inserción laboral en cursos gratuitos para desempleados. En ellos, muchos de los  alumnos me transmiten su desconocimiento acerca de los procesos de selección o como hacer un cv adecuado o afrontar una entrevista con probabilidades de éxito. Ese desconocimiento me sigue sorprendiendo.

 

Hay una pequeña parte de la población que investiga en  la red, se prepara por su cuenta o acude voluntariamente a un profesional para que les asesore. Pero hay muchos otros que ignoran cómo afrontar un proceso de selección con las mayores garantías de éxito, no tienen, ni buscan, esas herramientas que les facilitará el trayecto del acceso a un empleo.

 

Están convencidos que hacen todo lo posible para encontrar trabajo y que si no lo consiguen es por culpa de la crisis, del seleccionador, o porque siempre hay mejores candidaturas que la suya, etc. No se molestan en reflexionar si  la razón de no encontrar trabajo está también en ellos.

 

Por duro que suene, una de las cosas que les digo es que si después de un tiempo seguimos en desempleo es el momento de detenernos y  analizar si las acciones que realizamos son las adecuadas y si estoy poniendo todo mi empeño. Es el momento de autoevaluarnos.

 

¿Haces todo lo que está en tu mano? Algunos se molestan cuando les hago esta pregunta pero cuando profundizo con ellos, comprenden por qué se lo pregunto. Comprobamos en la mayoría de los casos, que efectivamente no están realizando todas las cosas que están a su alcance o no lo hacen de la mejor manera. Otros están en su zona de confort y han asumido la situación de desempleo (están desmotivados) y otros son “cursillistas” profesionales.

 

Considero que como orientadora hay momentos en los que se debe apoyar y respetar, pero que sin embargo también hay otras situaciones en las  no se puede endulzar su realidad, y se debe ser franco, afrontando la verdad por amarga que sea. “Si no encuentro trabajo después de llevar tiempo en el desempleo, voy a analizar qué hago mal o qué puedo mejorar”. Creo que ese es el punto de partida para avanzar.

 

Si no encuentro empleola regla de oro es averiguar qué es lo que falla y cambiarlo.

 

  • Actitud Puede ser tu Actitud. Es muy fácil caer en un círculo vicioso: cuánto más desanimado estás, menos ganas tienes de hacer nada: los sentimientos de  tristeza, disgusto o  “sentirse quemado”  impregnan los demás apartados de tu vida y también la búsqueda de empleo. Dejas de enviar currículos porque consideras que no tiene sentido, acudes con una actitud negativa o irascible a la entrevista…y todo esa desidia, desconsuelo, energía  negativa se percibe. Tienes que ser consciente que nadie quiere en un equipo de trabajo a una persona con ese talante.

 

Por lo tanto, sé práctico y realista. Si con esa actitud no consigues tu objetivo de encontrar empleo quizá sea la hora de cambiar y aprender a ser constructivo, ilusionarte, en definitiva motivarte de nuevo.

 

¿Cómo? Dependerá de caso en concreto, la mayoría de las personas tenemos las herramientas en nuestro interior, nos podemos dar cuenta por nosotros mismos si nos evaluamos; también se puede dar la situación de tener cerca alguna persona que nos dé un empujón para impulsarnos hacia delante y avanzar o simplemente nos quite la venda de los ojos; si no, siempre puedes acudir a algún orientador o en última instancia a algún profesional para que te ayude, según sea el caso.

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies