Cuatro Competencias Clave para gestionar el Cambio y ser Feliz

Actualizado 18/11/2017

 

Adaptación, Aprendizaje, Esfuerzo y Pasión considero que son cuatro de las cualidades más importantes para ser Feliz en lo Laboral y en lo Personal.

 

En la Vida siempre hay alguna situación o circunstancia difícil que debemos afrontar. Nada conseguimos con seguir la regla del avestruz, esconder la cabeza y no hacer nada (a la larga suelen empeorar o estamos aceptando ser sujetos pasivos y que la vida “nos viva”).

 

Si quieres ser FELIZ aprende a encarar los acontecimientos como vienen

y si no te gustan, procura cambiarlos.

En caso de no poder actuar en ellos, acéptalos.

Nunca olvides, caminar hacia delante, y detenerte sólo para coger impulso.

 

Existen diversas circunstancias que pueden generar tristeza, amargura, ira, etc. en las que si no actuamos sobre ellas de una manera global, se pueden cronificar. Ejemplo de ellas, cuando por circunstancias ajenas a nosotros se produce un desempleo prolongado, dificultades económicas, cuando la persona simplemente tiende a ser negativa, a angustiarse ante pequeños problemas o ser fatalista…

 

Esas actitudes con la que algunas personas afrontan esas situaciones, no conlleva felicidad para uno mismo ni para los que le rodean. Por lo tanto debemos pensar que si peor no queremos estar ¿Por qué no realizamos un autoanálisis y cambiamos aquello que implique una mejora en nosotros mismos y con los demás?

 

Tenemos derecho a ser felices pero ha de empezar por uno mismo, en el interior. Y la buena noticia es que se puede aprender. Hay a nuestra disposición herramientas, recursos o incluso ayuda de profesionales. Pero es imprescindible tener la VOLUNTAD de querer CAMBIAR.

 

Hay quién hace del inmovilismo una bandera. Pero quizá aún no se han dado cuenta que el “yo soy así”, “a mis años no puedo cambiar” es un razonamiento equivocado. Cualquier persona, si lo desea y pone empeño puede modificar ciertos comportamientos o actitudes. El primer paso es darse cuenta y realizar autocrítica, luego poner el remedio para modificarlo.

 

La vida va poniendo pequeñas o grandes zancadillas a todas las personas sin excepción, y nosotros tenemos el poder de decidir si queremos afrontarlos o derrumbarnos y con qué Actitud encararlos.

 

 

Ante los problemas tenemos que aprender a ser prácticos. ¿De qué sirve obsesionarte en caso que no lo puedas resolver? No ganas nada con preocuparte, salvo dolor de cabeza y retroalimentar tu angustia.

 

Por ejemplo: Si perdiste tu trabajo de una manera que consideras injusta después de estar en una misma empresa “taintantos años”. ¿Consigues algo con esa ansiedad, odiar al mundo o a tu empresa? Lo único que obtienes son pensamientos negativos que se nutren a sí mismos y no salir de ese círculo. Te obsesionas.

 

Cuando no depende de ti cambiar esa situación ¿Consigues algo teniendo esos pensamientos negativos? ¿No? Pues entonces no te aferres a ellos.  Suéltalos como si fuese una brasa que quema. No te ayudan a avanzar y a emprender tu nuevo camino. Mi consejo, acepta la situación y Ocupa tu cabeza en otras cosas que sí necesiten tu atención y debas realizar (en este caso, puede ser reciclarte y hacer un curso de formación, trabajar tu marca personal, etc).

 

El obsesionarnos con algo que no podemos solucionar hace que no avancemos, que nos quedemos sin capacidad de reacción en cualquier otra esfera de nuestra vida. Aquí es cuando tiene que dar un paso la parte racional que hay en ti y dejar de lado la parte emocional.

 

¿Puedes cambiar la situación a tu favor?, “ocúpate” en ello. Haz el 100% del esfuerzo para conseguir solucionar el problema, busca alternativas. Y si no sabes cómo, pide ayuda a quien consideres. En lo laboral, puedes contar con los orientadores laborales de los servicios públicos de empleo, de las entidades colaboradoras o privadas, asesores jurídicos, coaches, etc

 

Una vez que has decidido ponerle remedio, debes moldearte para obtener TU MEJOR YO. ¿Cómo se hace? Si has hecho un autoanálisis, conoces la solución o al menos por donde tienes que encaminarte, entonces ¡ponte manos a la obra con determinación y pasión!. Ambas necesarias para no alejarte del camino trazado.

 

Piensa que en la mayoría de los casos, se requiere tiempo y mucho esfuerzo para llegar a ser la mejor versión de ti mismo y disponer del máximo de herramientas necesarias para superar cualquier situación o problema.

 

En las sesiones de orientación me gusta recurrir entre otros, según la necesidad de la persona o del grupo, a unos videos del Dr. Mario Alonso Puig cuando estuvo en el Programa del Hormiguero de Pablo Motos. Son amenos, didácticos y clave para interiorizar una serie de conceptos con pequeños ejercicios. Son Videos resúmenes de su libro “Los 7 secretos para ser Feliz y Tener Éxito en la vida”, entrenamiento para la fortaleza mental.

 

Son los siguientes:

1 Secreto. Gestiona tu cara y gestionaras tus emociones

2 Secreto.  Usa tu diálogo interior para apoyarte, no para anularte

3 Secreto. Recarga las pilas o puedes terminar en el cubo de la basura

4 Secreto. Inflúyete a tí mismo

5 Secreto. Si lo puedes Imaginar, lo puedes Crear

6 Secreto. Por la noche elijes lo que te construye y lo que te destruye

7 Secreto. No hay Felicidad sin el Otro

 

No cejes en tu empeño porque sólo aquellos que se atreven a soñar y lo ponen en práctica, son los que llegan a la excelencia y viven felices.

 

 

 

 Publicado originalmente en Blogempleo.com y actualizado en www.orientamartamouliaa.es

 

 

La Cultura del Esfuerzo y la Actitud Positiva como Filosofía de Vida

 

 

He elegido este tema porque en el post  ¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo? , la mayoría de los  comentarios de los grupos de Linkedin donde lo compartí se centraron principalmente en el apartado que dedico al esfuerzo y el cambio de actitud. Así que “oído cocina”.

 

Lo que observo  a mi alrededor es que muchas personas  se crean sus propias jaulas llamadas “comodidad” y “rutina”, viven en ellas y ven pasar la vida delante de ellas, sin implicarse en algo que les suponga un verdadero esfuerzo. La imagen que he elegido me llegó a través de WhatsApp y desconozco el autor, pero estoy totalmente de acuerdo con ella.

 

Creo que la vida “es como es” pero nosotros tenemos el poder de decidir cómo  queremos vivir en ella, quién  o qué tipo de personas queremos tener a nuestro lado, y si deseamos que la vida nos viva, o tomar nosotros las decisiones para ser lo más felices que podamos en cada momento tanto en lo personal como en lo laboral.

 

Pero esos momentos felices no se consiguen normalmente de la noche a la mañana o por un golpe de suerte, azar, destino o providencia. La mayoría de las veces se logra después de mucho esfuerzo, disciplina, trabajo constante, teniendo claridad de ideas y aprendiendo a ver el lado positivo de la vida (sin dejar de ser realistas y tener los pies en el suelo).

 

Los cambios en las personas deben ser internos no impuestos. No consigo nada con decir y repetir a alguien que tiene que cambiar, que con esa actitud no consigue su objetivo. Los cambios profundos en la persona  suelen ser fruto de una reflexión, nacen de la certeza que debemos cambiar porque tal como somos, con nuestras actuaciones o como  pensamos, incluso con las actitudes y comportamientos que tenemos, no somos del todo felices o no conseguimos el objetivo marcado.

 

¡¡¡Así que manos a la obra!!!. Una vez que en tu cabeza y corazón han anidado  esa certeza de que no eres del todo feliz o que no estás consiguiendo lo que quieres, debes CAMBIAR algo. Es el momento de detenerte, reflexionar, analizar qué es lo que no te gusta  o que es lo que debes mejorar, que hay que modificar y cuál es su causa.

 

En lo laboral, hay muchas personas que buscan trabajo pero no hacen todo lo que está en su mano, solo miran algunos portales, se inscriben en alguna ETT o Agencia de colocación, no cuidan su curriculum ni la red de contactos, ni siquiera se preparan la entrevista. También he observado que algunos,  no analizan cuál es la causa y cuáles son los factores por los que no encuentran trabajo.

 

Otros viven el día a día, no prevén lo que puede acontecer y aceptan (distinto que asumir*) lo que la vida les depara, protestando o criticando a los demás, sin hacer nada de manera efectiva por solucionar aquello que no funciona en sus vidas. No llegan a ser  felices, hay algo “gris” en ellos. Han caído en una rutina nociva, se han acomodado y tienen miedo a cualquier cambio  o quizá el esfuerzo que supone modificar algo en su vida, porque ello se les hace muy grande y se agobian antes de comenzar.

 

De pequeña leí el Libro de Momo de Michael Ende y había un personaje que me impactó: era Beppo, el barrendero. Le gustaba su trabajo y lo hacía despacio, con dedicación: paso-inspiración-barrida. Aprecié al personaje porque él creía en su trabajo como bien público, le gustaba y lo acometía con cierta estrategia para llegar a su meta, un paso detrás de otro, siendo consciente que la suma de sus pasos y sus barridas le llevarían a su meta sin cansarse ni desanimarse a la mitad.

 

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies