La Cultura del Esfuerzo y la Actitud Positiva como Filosofía de Vida

 

 

He elegido este tema porque en el post  ¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo? , la mayoría de los  comentarios de los grupos de Linkedin donde lo compartí se centraron principalmente en el apartado que dedico al esfuerzo y el cambio de actitud. Así que “oído cocina”.

 

Lo que observo  a mi alrededor es que muchas personas  se crean sus propias jaulas llamadas “comodidad” y “rutina”, viven en ellas y ven pasar la vida delante de ellas, sin implicarse en algo que les suponga un verdadero esfuerzo. La imagen que he elegido me llegó a través de WhatsApp y desconozco el autor, pero estoy totalmente de acuerdo con ella.

 

Creo que la vida “es como es” pero nosotros tenemos el poder de decidir cómo  queremos vivir en ella, quién  o qué tipo de personas queremos tener a nuestro lado, y si deseamos que la vida nos viva, o tomar nosotros las decisiones para ser lo más felices que podamos en cada momento tanto en lo personal como en lo laboral.

 

Pero esos momentos felices no se consiguen normalmente de la noche a la mañana o por un golpe de suerte, azar, destino o providencia. La mayoría de las veces se logra después de mucho esfuerzo, disciplina, trabajo constante, teniendo claridad de ideas y aprendiendo a ver el lado positivo de la vida (sin dejar de ser realistas y tener los pies en el suelo).

 

Los cambios en las personas deben ser internos no impuestos. No consigo nada con decir y repetir a alguien que tiene que cambiar, que con esa actitud no consigue su objetivo. Los cambios profundos en la persona  suelen ser fruto de una reflexión, nacen de la certeza que debemos cambiar porque tal como somos, con nuestras actuaciones o como  pensamos, incluso con las actitudes y comportamientos que tenemos, no somos del todo felices o no conseguimos el objetivo marcado.

 

¡¡¡Así que manos a la obra!!!. Una vez que en tu cabeza y corazón han anidado  esa certeza de que no eres del todo feliz o que no estás consiguiendo lo que quieres, debes CAMBIAR algo. Es el momento de detenerte, reflexionar, analizar qué es lo que no te gusta  o que es lo que debes mejorar, que hay que modificar y cuál es su causa.

 

En lo laboral, hay muchas personas que buscan trabajo pero no hacen todo lo que está en su mano, solo miran algunos portales, se inscriben en alguna ETT o Agencia de colocación, no cuidan su curriculum ni la red de contactos, ni siquiera se preparan la entrevista. También he observado que algunos,  no analizan cuál es la causa y cuáles son los factores por los que no encuentran trabajo.

 

Otros viven el día a día, no prevén lo que puede acontecer y aceptan (distinto que asumir*) lo que la vida les depara, protestando o criticando a los demás, sin hacer nada de manera efectiva por solucionar aquello que no funciona en sus vidas. No llegan a ser  felices, hay algo “gris” en ellos. Han caído en una rutina nociva, se han acomodado y tienen miedo a cualquier cambio  o quizá el esfuerzo que supone modificar algo en su vida, porque ello se les hace muy grande y se agobian antes de comenzar.

 

De pequeña leí el Libro de Momo de Michael Ende y había un personaje que me impactó: era Beppo, el barrendero. Le gustaba su trabajo y lo hacía despacio, con dedicación: paso-inspiración-barrida. Aprecié al personaje porque él creía en su trabajo como bien público, le gustaba y lo acometía con cierta estrategia para llegar a su meta, un paso detrás de otro, siendo consciente que la suma de sus pasos y sus barridas le llevarían a su meta sin cansarse ni desanimarse a la mitad.

 

Read More

¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo?

Una de las diversas funciones que realizo en mi trabajo y tengo que decir que también, una de las más gratificantes, consiste en impartir un módulo de inserción laboral en cursos gratuitos para desempleados. En ellos, muchos de los  alumnos me transmiten su desconocimiento acerca de los procesos de selección o como hacer un cv adecuado o afrontar una entrevista con probabilidades de éxito. Ese desconocimiento me sigue sorprendiendo.

 

Hay una pequeña parte de la población que investiga en  la red, se prepara por su cuenta o acude voluntariamente a un profesional para que les asesore. Pero hay muchos otros que ignoran cómo afrontar un proceso de selección con las mayores garantías de éxito, no tienen, ni buscan, esas herramientas que les facilitará el trayecto del acceso a un empleo.

 

Están convencidos que hacen todo lo posible para encontrar trabajo y que si no lo consiguen es por culpa de la crisis, del seleccionador, o porque siempre hay mejores candidaturas que la suya, etc. No se molestan en reflexionar si  la razón de no encontrar trabajo está también en ellos.

 

Por duro que suene, una de las cosas que les digo es que si después de un tiempo seguimos en desempleo es el momento de detenernos y  analizar si las acciones que realizamos son las adecuadas y si estoy poniendo todo mi empeño. Es el momento de autoevaluarnos.

 

¿Haces todo lo que está en tu mano? Algunos se molestan cuando les hago esta pregunta pero cuando profundizo con ellos, comprenden por qué se lo pregunto. Comprobamos en la mayoría de los casos, que efectivamente no están realizando todas las cosas que están a su alcance o no lo hacen de la mejor manera. Otros están en su zona de confort y han asumido la situación de desempleo (están desmotivados) y otros son “cursillistas” profesionales.

 

Considero que como orientadora hay momentos en los que se debe apoyar y respetar, pero que sin embargo también hay otras situaciones en las  no se puede endulzar su realidad, y se debe ser franco, afrontando la verdad por amarga que sea. “Si no encuentro trabajo después de llevar tiempo en el desempleo, voy a analizar qué hago mal o qué puedo mejorar”. Creo que ese es el punto de partida para avanzar.

 

Si no encuentro empleola regla de oro es averiguar qué es lo que falla y cambiarlo.

 

  • Actitud Puede ser tu Actitud. Es muy fácil caer en un círculo vicioso: cuánto más desanimado estás, menos ganas tienes de hacer nada: los sentimientos de  tristeza, disgusto o  “sentirse quemado”  impregnan los demás apartados de tu vida y también la búsqueda de empleo. Dejas de enviar currículos porque consideras que no tiene sentido, acudes con una actitud negativa o irascible a la entrevista…y todo esa desidia, desconsuelo, energía  negativa se percibe. Tienes que ser consciente que nadie quiere en un equipo de trabajo a una persona con ese talante.

 

Por lo tanto, sé práctico y realista. Si con esa actitud no consigues tu objetivo de encontrar empleo quizá sea la hora de cambiar y aprender a ser constructivo, ilusionarte, en definitiva motivarte de nuevo.

 

¿Cómo? Dependerá de caso en concreto, la mayoría de las personas tenemos las herramientas en nuestro interior, nos podemos dar cuenta por nosotros mismos si nos evaluamos; también se puede dar la situación de tener cerca alguna persona que nos dé un empujón para impulsarnos hacia delante y avanzar o simplemente nos quite la venda de los ojos; si no, siempre puedes acudir a algún orientador o en última instancia a algún profesional para que te ayude, según sea el caso.

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies