Consejos prácticos para hacer un curriculum vitae según mi experiencia como seleccionadora y orientadora laboral

Rate this post

Aunque muchos de los temas que he comentado  pueden ser o resultar obvios para las personas que nos dedicamos a la selección u orientación, este post va dedicado a aquellas personas que  siendo “empleables”,  las empresas no les dan la oportunidad de acceder a una Entrevista de Trabajo porque  la forma de presentar su historia, su trayectoria profesional no es la adecuada.

 

1. Curriculum Vitae sencillo y siempre con el mismo criterio

 El Curriculum Vitae (cv) es nuestra carta de presentación ante los reclutadores o las personas encargadas de hacer el primer filtro (ya sea un administrativo, el técnico del departamento o  cualquiera otra persona). Por lo tanto la lectura del mismo tiene que ser fácil y ello conlleva que sea breve, claro y sencillo, pero también tiene que estar ordenado según el mismo criterio y la misma maquetación en todo el cv.

 

En la mayoría de los procesos de selección lees muchos currículos (100, 400…) para decidir los que preseleccionas de los que descartas, por lo que si la forma de presentar la información es confusa, es bastante probable que lo desestimes.

 

The Ladders ha realizado un estudio en el que ha seguido la mirada de los seleccionadores de personal a la hora de examinar un currículo, y  han llegado a la conclusión que raramente dedican más de seis segundos a cada documento; pasado ese tiempo, se han formado una opinión bastante inamovible sobre el destino de sus candidatos. (Fuente: Héctor G. Barnés “El Confidencial” http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-06/solo-tienes-6-segundos-como-funciona-la-mente-de-un-seleccionador-de-personal_50547/  )

 

Quizá eso no sea del todo cierto y no se puede generalizar, pero es indicutible que si el cv no es sencillo y no “saltan los datos a los ojos del seleccionador”, esa candiatura no llegará a participar en el proceso de selección.

 

2. Ajustado al Puesto ofertado

 Muchas veces cuando redactamos el curriculum queremos demostrar todo lo que sabemos y hemos realizado, que quién lo lea pueda comprender lo que tanto esfuerzo no ha costado  “ser”, además de todo el potencial que podamos dar.

 

Cuando coincide tu formación y experiencia con el puesto ofertado, no necesitas modificar el cv. Pero si no es así, debemos antes de elaborarlo, intentar ponernos en la piel del reclutador. La persona que hace la selección quiere encontrar candidatos ajustados al puesto (siempre y cuando no estén asociados con planes de carrera o con proyección, entonces se miden otras variables).

Disponer de demasiada formación o experiencia en puestos donde el cargo sea inferior es motivo para que se pueda descartar el cv. Por ejemplo si la oferta es un puesto de Administrativo contable, el perfil que se buscará, será de personas que aparte de disponer la formación adecuada tengan la experiencia de administrativa contable.

 

Por lo tanto quién haya sido Responsable o Director/a de Dpto. Administración, Financiero… es bastante probable que no encaje en el puesto, por mucho que esta persona “no le importe” trabajar en tareas más sencillas. El mismo caso ocurre cuando una Encargada/o de Tienda se presenta para un puesto de dependiente o un Jefe de taller quiera trabajar de operario.

 

El porqué es sencillo: el seleccionador no quiere arriesgarse a que la persona contratada después de un tiempo se cansé con tareas sencillas y rutinarias respecto a su  capacidad y eso genere en él/ella una desidia, insatisfacción que pueda provocar que después de un periodo, la “persona contratada” busque otro trabajo más adecuado a su experiencia y capacidad real.

 

También puede darse el caso que si esa selección tiene que ser validada por la persona que ocupa el cargo “habitual” del candidato, considere que no desea tener un “contrincante” que le quite el puesto o que “cuestione” sus decisiones ante los jefes. Son tiempos difíciles y el temor o el desconocimiento en las personas es real.

 

Otro caso es cuando presentamos un cv con experiencias laborales que tienen que ver poco o nada con el puesto. Un ejemplo es que si tenemos experiencia laboral en puestos de fontanero y dependiente de comercio y queremos aspirar a un puesto de almacén . Si en esos puestos hemos realizado en todos ellos tareas de almacén, debemos destacar en  el cv la palabra “almacén” al lado del puesto o tareas desempeñadas y en negrita.

 

Importante es tener cierta picardía y si el anuncio del puesto indica como requisito haber desarrollado una serie tareas, y nosotros las hemos desempeñado es preciso que las reflejemos y destaquemos con las mismas palabras y  al pie de la letra como se presenta en el anuncio, y  si es preciso  en negrita: “hay que facilitar la lectura al Seleccionador”.

 

3.  Apartado  Objetivo profesional / competencias.

Vuelvo a insistir que el curriculum hay que personalizarlo para cada puesto en concreto. No se puede tener uno genérico que se envía a distintos puestos de trabajo o a distintos niveles profesionales. Si las características personales, objetivo o capacidades coinciden con el puesto que se está demandando es bueno y conveniente indicarlas, pero si no es así, es preferible eliminarlas o modificarlas. Habrá que analizar o reflexionar acerca de las competencias específicas (son las directamente relacionadas con la ocupación) y genéricas  (son las transversales y transferibles a un multitud de funciones y de tareas) del puesto solicitado y lo que nosotros tenemos en el curriculum vitae.

 

Tenemos que ser conscientes que actualmente hay muchas personas que están en desempleo o buscan mejorar, y que competimos con ellos a la hora de conseguir el puesto de trabajo al que optamos. Si para todas las candidaturas a las que optamos, sea para un Ingeniero de I+D o para Técnico Comercial, indicamos las mismas competencias (capacidad de negociación y persuasión, compresión interpersonal) y habilidades sociales  es bastante probable que no consideren nuestra candidatura en algún momento.

 

Si vamos a incluir este apartado, recomiendo analizar  el Puesto al que optamos e  indicar las competencias que tenemos y coinciden con el mismo, como el caso de Ingeniero de I+D sería creatividad, flexibilidad pensamiento analítico, preocupación por el orden y la calidad, etc

 Publicado orginalmente en Blogempleo.com

 

You may also like

2 comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: